Expositor de bebidas

🥴 Una hélice loca

 

 

  • A principios de la década del 2010 comencé a trabajar en una multinacional holandesa.

Por circunstancias de la vida, van pasando cosas en el mundo laboral, por las que tienes que realizar cambios en tu trabajo.

A veces estás estupendamente en un sitio y de repente todo se desmorona, y te preguntas ¿cómo es posible que haya pasado esto con lo bien que iba todo?

Bueno, pues esto me paso a mí, además varias veces.

  • Después de un tiempo de reflexión, decidí volver a la batalla, porque, sinceramente, hay hábitos que cuesta dejarlos.

Por supuesto que me contrataron como frigorista, pero además también como calefactor y como responsable de unas cuantas instalaciones.

Mi trabajo consistía en revisar, reparar, diseñar reformas, realizarlas o mandarlas hacer, coordinar, realizar presupuestos claros y concisos, donde la compañía solo tenía que añadir el margen comercial, para después ejecutarlas.

En la historia que os voy a contar, muy muy curiosa, que por cierto, me paso algo sorprendente.

NUEVO CONTRATO NACIONAL

  • Después de unos años buenos en la compañía, vino una época mala, sufríamos la recesión económica del 2008.

Los contratos no se renovaban y el trabajo empezaba a reducirse.

De repente entró un contrato con una compañía de estaciones de servicio a nivel nacional.

Nuestra labor era servicio de mantenimiento de todo menos el informático y de surtidores.

Evidentemente, para mi todo era muy sencillo, aire acondicionado, bomba de calor, cámaras frigoríficas, botelleros, vitrinas expositoras, electricidad etc.

  • El contrato lo comenzamos a principio de año y como todos sabéis en España es invierno.
  • Por consiguiente, problemas de refrigeración pocos, problemas de aire acondicionado menos y si teníamos alguno era de bomba de calor.
  • El caso es que sobre el mes de abril, me solicitan para la revisión de un mueble expositor de bebidas sándwiches etc.
  • Comunican que el expositor en concreto, no funciona correctamente y el producto se recalienta, por lo tanto los sándwiches se estropean.
  • En cuanto recibo el aviso acudo a la estación de servicio lo antes que puedo.

ZONA DE INFLUENCIA

  • Normalmente tenía una zona determinada con todas sus estaciones de servicio, aunque me toco ir por casi toda la zona noroeste de España.
  • Esta estación de servicio está localizada en la autovía del noroeste entre Madrid y La Coruña.

Cuando llego el primer día, no conocía al responsable, por lo tanto, lo primero que hago es presentarme.

A la persona que estaba allí le pregunto por el encargado o encargada, en este caso una chica.

Precisamente la chica que me atendió era la encargada, una persona excelente, muy muy amable.

Me comenta que tiene una vitrina expositora que no enfría lo suficiente y se le estropean los aperitivos que tienen para los clientes.

 

 

Expositor

    Expositor de alimentos refrigerados

 

  • En cuanto me acerco a la unidad condensadora del expositor me percato rápidamente que desprende un calor terrible.

Inmediatamente decido limpiar exteriormente la unidad condensadora.

Como estaba en una gasolinera, agua y aire a presión no le faltan, por lo tanto, la puedo lavar, después soplar y así quedaría perfectamente limpia.

LIMPIEZA EN PROFUNDIDAD

  • Cojo una carretilla que siempre me acompaña, retiro todos los productos del expositor y me lo llevo al exterior del recinto, donde se puede hacer una limpieza perfecta y sin complicaciones.
  • Cubro los elementos sensibles al agua y le dio un buen baño, a continuación la soplo con aire de su sistema de aire comprimido y regreso con el expositor a su sitio.
  • La pongo en marcha y parece que todo va perfectamente.

En muy poco tiempo coge su temperatura de trabajo y su consigna de frío.

Hago un parte de trabajo y cierro la hoja del servicio.

El trabajo está terminado y la compañía en breve recibirá la hoja del servicio realizado.

Al cabo de un mes vuelvo a tener otra vez el mismo aviso, los mismo problemas y todo exactamente igual.

  • Esto ya me empieza a mosquear.

Voy inmediatamente en cuanto me es posible, que sorpresa la mía, que le pasa exactamente lo que el mes pasado, los mismos síntomas clavados.

A lo que yo me pregunto, ¿como es posible que tenga en un mes el condensador tan sucio, y no ha llegado el verano?

La operación es la misma, la saco para el exterior, la lavo, la seco con aire comprimido y la enchufo fuera para revisarla en un primer momento, porque al sol y la luz exterior me gusta más revisar las cosas, así la observo con mas claridad.

  • Mis mayores miedos empiezan a llegar a mi mente.

Está pasando algo extraño y no se lo que es.

Ese día no estaba la encargada, le pregunto a uno de sus empleados si me puede decir algo de esa vitrina expositora.

El empleado me contesta que lleva poco tiempo allí trabajando y que no tiene noticia de ningún problema que ese equipo.

Después de unos cuantos minutos de observación en el exterior con a la luz del sol, empiezo a percatarme de un pequeño ruido en uno de los moto-ventiladores de la unidad condensadora.

Normalmente no le doy importancia a estos ruidos, sobre todo si son muy finos, como en este caso.

  • Cómo en esta ocasión había algo que estaba perturbando mis pensamientos, decidí cambiar uno de los moto-ventiladores y así dejar las posibles preocupaciones en la gasolinera y no llevarlas conmigo.

 

 

 

Ventilador
Motor ventilador sin hélice

 

  • Retiro el moto-ventilador que tenía un pequeño ruido muy suave, retiro la hélice, cojo un nuevo moto-ventilador y le acoplo la hélice vieja.

 

Hélice
Hélice de aluminio para moto-ventilador

 

A continuación lo coloco en su sitio, lo conecto eléctricamente y pongo el equipo en marcha.

  • Sinceramente, en este caso, no le di ninguna importancia al procedimiento utilizado, era algo muy habitual tener moto-ventiladores quemados o en mal estado.

Yo creo que fue algo intuitivo y que ni siquiera me di cuenta.

Más adelante vais averiguar todo lo que paso.

Cuando pasaron unos minutos de funcionamiento y vi que todo iba perfectamente, volví a colocar el expositor en su sitio.

Esperé un rato hasta que el equipo llegó a la temperatura de consigna, chequeo el consumo del compresor y la temperatura de condensación, todo perfecto.

No le di más importancia a la avería, para mi, estaba todo perfecto.

En el mes de junio me tocaba realizar la revisión semestral, se realizaba un protocolo que nos imponían en el contrato.

Entre otras cosas tocaba la limpieza del condensador, la verdad es que después de dos limpiezas seguidas en meses consecutivos, había poco que limpiar.

El caso es que el expositor funcionaba excepcionalmente bien, le pasé un cepillo por la parte exterior por donde coge el aire y no miré más.

  • La encargada me dijo que desde la última vez el funcionamiento era maravilloso.

LA REUNIÓN

  • Ese mismo día a media mañana había quedado con el director de las estaciones de servicio de mi compañía y con el director de las estaciones de servicio de la zona en la que estaba, en otra gasolinera a la que tenía que realizar la revisión semestral.
  • Era una pequeña reunión a tres para supuestamente solucionar unos temas que estaba pendientes de la anterior compañía de mantenimiento.
  • Cuando llegue al sitio, la reunión se había producido y cada uno se había ido a su trabajo habitual.
  • El caso es que no se de lo que hablaron.
  • Cuando finalice la revisión me fui a una oficina en otra localidad para atender una avería y realizar una revisión trimestral de un equipo de aire acondicionado.

En el camino hacia la localidad, me llama mi director de estaciones de servicio y me pregunta lo siguiente:

-¿ Lo tenias todo preparado verdad ? – me pregunta.

-No se de que me estás hablando- le contesto.

-He venido a tratar unos temas con el responsable de esta zona y me ha dicho que eso no es importante.

-Explícate por favor, yo no he estado en la reunión, vosotros habéis decidido empezarla y terminarla sin mi, no se de que habéis hablado, ni de que va todo esto. – le contesto yo.

-La conversación fue un monólogo en los cerca de 30 minutos que duró. – me dice mi director.

-Un monólogo sobre ti, no tuve la posibilidad de tratar más temas que teníamos previstos. – me sigue comentando.

-Vale muy bien, y ¿por qué me dices que lo tenia todo preparado, esto no tiene ningún sentido? – le contesto yo.

-Me dijo que eras un tipo muy raro, que hablabas lo imprescindible, que hacías tu trabajo y luego te marchabas.

-Y ¿que se supone que tengo que hacer ? – le pregunté.

-Vale de acuerdo, eso está bien, pero este hombre estuvo media hora hablando de este asunto sin parar.- contesto mi director.

La verdad es que no tenia ni idea de todo lo que estaba sucediendo, no había hecho nada especial, a mi juicio había algo que no estaba entendiendo.

  • A los seis meses de contrato aproximadamente, me comunican que tengo que llevar el servicio de las estaciones de servicio en la comunidad que faltaba, para tener el contrato completo de la zona norte.
  • La segunda vez que fui a la nueva comunidad, a dos estaciones de servicio que están en la autopista del cantábrico, nada mas que entro en la primera gasolinera me encuentro al director de la otra zona.

El verle allí me sorprendió.

-Que haces por aquí ?- le pregunto.

Tengo que darle a estos chicos unos cursos especiales y me lo han encomendado a mi.- me responde.

Y tu, ¿ que haces en esta comunidad ? – me pregunta él.

РAhora me toca tambi̩n el servicio de mantenimiento de esta comunidad.- le contesto.

– Perfecto, pues te voy a presentar al encargado de estas dos gasolineras, va a estar encantado contigo.

Me lo presenta, le habla de mi, y sinceramente, todo lo que dice me suena bien, pero creo que estaba exagerando, no entendía porqué decía esas cosas que sonaban tan bien.

  • En días sucesivos fui recorriendo las estaciones de servicio atendiendo los avisos que iban saliendo.
  • En las dos siguientes estaciones de servicio me lo vuelvo a encontrar, y me sucedió lo mismo.
  • Estaba abrumado, no sabía a que se debía esa efusividad, ese trato tan cercano y tanta amabilidad.
  • Esto jamás me había pasado, ni nada que se acercase a esta situación.
  • Al final del verano, un día coincidí con este hombre en una de sus gasolineras estrella, de la que el era gerente, aparte de las otras que coordinaba.
  • A veces hay cosas que no las pienso.
  • Cuando me surgen dudas, pregunto sin cortarme lo mas mínimo.

    LO QUE SUCEDIÓ ANTES DE MI

    -Estoy recibiendo un trato exquisito allá por donde voy, por todas las estaciones de servicio por dónde paso estoy encantado, pero creo que tu tienes algo que ver. – le comento.

    -Si es cierto, ¿ quieres saber el motivo? – me pregunta.

    -Si por supuesto. – Le contesté. ( esto se está poniendo interesante pensé ).

    -Vale te lo voy a contar.

    -¿ Te acuerdas del expositor de mi compañera en la autovía A6 ?- me sigue comentando.

    -Si claro que si.- Le respondí.

    -¿Que le hiciste?

    -Y no me digas que nada porque yo se que algo hiciste.

    -Llevábamos 2 años y medio desastrosos con ese expositor.- me comentó él.

    -Quieres que te lo cuente? – Me dijo.

    -Si por supuesto, con todo el agradecimiento que he recibido, estoy encantado de oírlo. – Le dije yo.

    -Siéntate que tengo para rato.- Me contestó.

    -Voy a abreviar todo lo que pueda, pero he de decir que fue una odisea para la encargada, empezó a no dormir por las noches por la preocupación.

    -Hace unos tres años tuvimos una avería con ese expositor, vino un técnico,  lo reparó, aunque realmente eso no sucedió, a partir de ahí dos años y medio de problemas continuos.

    -Primero vino el mismo técnico, pero no fue capaz de solucionar el problema, ese equipo se calentaba demasiado y los productos se estropeaban, lo mismo en verano que en invierno.

-Mandaron a unos técnicos de Madrid capital, para solucionar el problema.

-Tampoco lo consiguieron.

-Al parecer los técnicos de Madrid dijeron que tenía el compresor en mal estado y por lo tanto el rendimiento era muy malo.

 

Compresor hermético
Compresor hermético de R404

 

-Decidieron cambiar el compresor y pusieron uno nuevo, pero el problema seguía exactamente igual.

-Después de darle muchas vueltas y muchos avisos de asistencia, se dieron por vencidos.

-Finalmente decidieron volver a poner el mismo compresor que tenía inicialmente.

  • Así quedo hasta que te toco a ti solucionar ese problema, que sinceramente, pensé que nadie lo iba a conseguir.

-Como ves tengo motivos para estar tan contento, y como consecuencia, para mi eres de lo mejor.

-Pero dime una cosa ¿ que fue lo que hiciste?

-Sinceramente, no sabia nada de esto pero ahora que me lo has contado, la avería era una tremenda tontería.- le dije.

-De hecho no me había ni percatado de este tema hasta ahora, porque lo que hice fue cambiar un ventilador y su hélice, una hélice que giraba loca.- Le dije yo.

-¡Una hélice loca!, ¿ me estas diciendo que por culpa de una hélice, estuvimos dos años y medio, con el expositor averiado? – me dijo.

-Así es, te lo explico de una manera más sencilla, la hélice giraba, pero estaba colocada al revés, por lo tanto no hacia absolutamente nada, el último técnico que la cambió o no sabia como tenia que girar o se equivoco. – Le dije yo.

-Bueno, pues después de tantos técnicos que han pasado por ahí ninguno se dio cuenta. – Me dijo él.

-O tal vez, en mi caso fue la fortuna la que me tocó. – Le dije yo.

  • Yo sabía que la hélice estaba al revés cuando cambié el ventilador, lo que no me podía imaginar es que eso había generado tantos problemas.

Pero lo más gordo era que nadie se hubiese dada cuenta de esa situación tan curiosa en mas de dos años.

¡Fortuna, casualidad, trabajo, experiencia, ¿quien sabe por qué tuve yo la suerte de solucionarlo!

  • Tal vez la suerte le sonríe a los intrépidos.

REFLEXIÓN

  • Queridos amigos, nunca permitáis que ningún tipo con título suponga que no sabéis hacer bien vuestro trabajo.

 

  • A veces cuesta distinguir entre fortuna y experiencia.

 

  • Llega un momento en que la experiencia pesa más que los conocimientos.

 

  • Esto ha sido todo por hoy, un saludo para tod@s.

2 comentarios en “🥴 Una hélice loca”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio